viernes, 16 de enero de 2009

Final Fantasy IV (Parte I)

El juego del que hablamos hoy es Final Fantasy IV, remakeado cientos de veces.
Pero como paso de hablar de los gráficos y todo eso, pues vamos a comentar sus personajes y guión, que deja un poco que desear.

Aviso de spoilers.

La historia empieza con Cecil, comandante de las Alas Rojas de Baronia, reino más poderoso del mundo. Últimamente está haciendo cosas muy feas y se siente terriblemente mal, por lo que decide abandonar el reino y plantarle cara al rey, junto la ''ayuda'' de su amigo Kain y la fresca de Rosa, perteneciente a la nobleza de Baronia.
Por supuesto, si por algo destaca este juego, es porque los personajes aparecen como desaparecen, y si se te une alguien al grupo pueden ocurrir varias cosas, pero las dividiremos en dos grupos:
1) Que se sacrifique por el grupo, sea secuestrado, controlado mentalmente o desaparezca en un accidente.
2) Que, extrañamente, se quede en tu grupo para el resto del juego (¡ja!).

El grupo tiene sitio para 5 personajes, pero como hay cerca de 12 personajes manejables, pues algo hay que hacer para que vayan alternándose.
Estos son los personajes que hay:

Cecil
El protagonista, y el único que se mantiene toda la aventura. Aunque cambia de Cecil malo a Cecil bueno, pero da igual. Tiene remordimientos por hacer cosas malas, pobrecico. Está enamorado de Rosa, y en el guión japonés, ella le dice ''¿Otra vez esta noche?''. Malpensemos. (Este detalle está censurado por aquí, vaya)



Rosa
Un personaje de risa, Rosa. Tiene el síndrome de la princesa Peach, porque si no está enferma, está secuestrada. Vamos, que nos pasamos la mitad de la aventura intentando ayudarla. Total, ¿para qué? Si es una inútil. La típica maga blanca con magias resurrectoras y sanadoras.



Kain
Otro guerrero de las fuerzas de Baronia. El mejor amigo de Cecil y su rival en el amor de Rosa (¿qué le han visto a ésa?). Golbez le manipula para que traicione a Cecil y robe los cristales. Luego se libera de la manipulación. Luego le vuelve a manipular. Y lu...



Rydia
Lo de esta chica es muy desconcertante. Empieza siendo una niña a la que se le muere la madre y se une a Cecil simplemente por protección, y acaba siendo la nueva chica bond con unas magias e invocaciones que envidiaría el propio Cristo. Es la otra fémina protagonista de la historia, aunque desaparece el 45% de ésta.



Tellah
Un viejo mago afectado por la edad y la muerte de su hija. Desea vengarse de Golbez con todas sus fuerzas, pero acaba fallando y muere. No se le vuelve a mencionar en toda la historia, trepidante, ¿eh?



Edward
Un príncipe que se esconde como bardo (o trovador, o lo que quieras). El amor de su vida (e hija de Tellah) fallece en un ataque al castillo, donde ella le protege a él. Finalmente él se cae al mar, queda muy malito en un castillo, y luego reaparece conduciendo una nave. Magnífico. Genial. Clap clap clap. Al menos hace algo útil en la cueva del Elfo Oscuro.



Palom y Porom
Dos aprendices de magos de Mysidia. Palom usa magia negra y Porom magia blanca. Juntos pueden lanzar Meteo, un hechizo que calcinaría los huesos de Tellah más tarde.
Su final también es IMPRESIONANTE. Tras encontrarse con Cid en el castillo de Baronia, el grupo (en aquel entonces formado por Cecil, Yang, Tellah, los dos niños y el recién incorporado Cid) son atrapados por Cagnazzo en una sala que se va empequeñeciendo poco a poco. Palom y Porom se sacrifican por salvar a los demás, convirtiéndose en piedra y (en teoría) no pudiendo volver a la normalidad. Luego no se les menciona más, hasta que reaparecen con el anciano de su pueblo, que les ha salvado la vida. Pues vaya.



Cid
Qué raro, un Cid en un FF. Quizá el que tiene el movimiento de caderas más sexy, Cid es un aviador que se ha olvidado de su hija y sólo vive por y para las naves voladoras. Cid se sacrifica por el grupo, en teoría muriendo, pero luego reaparece en el castillo de los enanos, muy enfermito él. Tan enfermito que le añade geniales novedades tecnológicas a la nave del grupo. En fin.

Esto es todo por hoy. Mañana termino xD

No hay comentarios: