sábado, 18 de agosto de 2007

Paper Mario: The Thousand-Year Door



Sí, nada más crear mi blog pondré mi primera entrada. Paper Mario: The Thousand-Year Door (Paper Mario: La Puerta Milenaria) es un juego muy divertido que tiene un argumento enganchante desde el principio.

Aviso, ¡que hay spoilers!


¡Hola, holita, vecinito!



Todo comienza cuando la princesita Peach le manda una carta a Mario. Resulta que Peach ha encontrado un mapa del tesoro, ¡pero no puede encontrarlo sóla! Pobrecica. Mario, como buen héroe salvaprincesas, coge un barco y se dirige a Villa Viciosa (no, no es Villa Viciosa de Odón y tampoco es Vice City). Allí se encuentra con que una bella goomba (¿esas cosas pueden ser bonitas? -¡Sí, ellos tienen sentimientos!) está siendo atacada por gent(uza). La goomba en cuestión se esconde detrás de Mario (¿Desprenderá olor de superhéroe? *o*) y este, tras darle una paliza a los malos, descubre que Peach ha sido secuestrada (¿por Bowser?). La goomba se llama Goomarina, y resulta que también ha ido a Villa Viciosa (¡que no es Vice City!) por la leyenda del tesoro. Juntos se dirigen a la casa de un profesor, y son atracados por el camino (empiezo a dudar eso de Vice City...). Tras recuperar sus maravillosas 50 monedas, encuentran al profesor Goomez. El hombre este les da la charla:
Resulta que bajo Villa Viciosa hay los escombros de una antigua ciudad. En el subsuelo se encuentra una enorme puerta que conduce a X sitio que te lleva hasta el tesoro (no se sabe qué tipo de tesoro es). Para poder abrir dicha puerta se necesitan 7 Cristales Estelares (¡SIEMPRE son 7!) Y Mario descubre que tiene que ir a cierto lugar para encontrar el primer cristal estelar.

Dejando la maravillosa historia de lado, Paper Mario destaca por su aspecto gráfico. Todo simula al papel. Cuando Claudia sopla para que se aparte algo, esto se va agitando como una hoja de papel, y Mario podrá transformarse en aviones, barcos, etc... de papel. Algo muy conseguido que no vimos en la primera entrega.


Todos los personajes tienen
aspecto de hoja de papel.


Paper Mario nos trae horas y horas de exploración divididas en 8 capítulos distintos, a cada cuál más largo y complicado. Estaremos en el castillo de un temible dragón o en un tren de lujo, ¡en cada capítulo un lugar diferente! Es un juego de rol, por lo que las batallas serán por turnos. Pero las batallas tendrán público... ¿Qué? Sí, ¡las batallas se desarrollarán en un teatro!


Al principio será una especie de cine de barrio, con sillas de madera y tal, pero cuando vayas ganando popularidad (al principio eres un ''Don Nadie'') será un teatro enorme con comodísimos asientos. El público, además, intervendrá. Depende de como hagas la batalla, irán y vendrán distintos personajes (Toads, Koopas, ¡incluso Luigi!). Si lo haces muy mal, te tirarán piedras y latas o se irán detrás del escenario para tirarte focos. Además, el juego está tan conseguido, que en algunas batallas se caerán cachos del fondo (árboles, por ejemplo) y dañarán sobre el que caigan.


Para ayudarte tendrás 7 compañeros que podrás cambiar en cualquier momento. Entre ellos están Goomarina, que dará cabezazos y describirá a un rival (hablándote sobre sus Puntos Vida y su defensa, y distintos puntos débiles), Koops, un koopa tímido que usará su concha para atacar y llegar a lugares lejanos, Claudia, un ser de los vientos que soplará para apartar objetos y enemigos, un yoshi al que pondrás nombre que pegará pequeños saltitos cuando estés montado en él, Bibiana, un chico afeminado que usa el fuego y te puede esconder con sus sombras, Bombard, un viejo lobo de mar que explotará rompiendo algunas paredes y Lupina, una ratita opcional que olerá piezas estrella. Cuando se consiguen 100 puntos estrella durante la batalla, se sube de nivel, pudiendo ascender tu vida, tus puntos de ''magia'', digamos, o los puntos medalla.


Las melodías son las típicas de Super Mario, alegres y tal.


Por cierto, hay un puñado de misiones que alargarán el juego notablemente, y completar el libro de monstruos de Goomarina te llevará días y días. Aunque la aventura en sí se pasa en unas... 10 horas, como mucho. Y s0bretodo conseguir todas las medallas y recetas. (cuando matas al malo final puedes seguir jugando, aunque no podrás volver a enfrentarte a los malos).

Un juego para jugones de RPG's amenos, con toques de humor constantes.

Ah, se me olvidaba una novedad.

En el Paper Mario de Nintendo 64 se podía manejar a Peach tras pasarse un capítulo. Pues ahora, a parte de a Peach, ¡manejaremos a Bowser en una especie de Super Mario Bros.! xDDD Uno de los grandes puntazos del juego.

¡Saludos!

No hay comentarios: